Cómo cargarte la imagen de empresa en unas horas

Seguramente muchos de vosotros, tanto si os dedicáis al mundo de las redes sociales, como si sois clientes de GlossyBox, la marca que distribuye cosméticos a domicilio, a estas alturas ya estaréis al tanto de la última noticia que está levantando ampollas en Internet.

Para poneros en antecedentes a aquellos que no lo conozcáis, esta empresa se dedica a enviar mensualmente a domicilio una caja con productos de belleza a aquellos clientes que están suscritos y que pagan una cuota de 10 € al mes. Hasta la fecha la empresa contaba con multitud de usuarias que estaban esperando ese día del mes en el que les llegaba su cajita a casa para ver qué sorpresas les incluían dentro. Es decir, la persona suscrita a GlossyBox pagaba una cuota mensual pero no sabía qué productos te iban a enviar ese mes. Tenía su punto de suspense y emoción al mismo tiempo, que le daba un punto diferenciador sobre otros competidores que pudiera tener GlossyBox en el mercado.

Personalmente llevo bastante tiempo oyendo hablar de GlossyBox a través de personas muy cercanas a mí que son, o mejor dicho eran, clientes hasta hoy. Curiosamente estas personas ya me habían comentado hace varios meses cómo la “cajita de sorpresas” mensual había ido bajando en calidad estrepitosamente hasta extremos increibles. De hecho hace 3 semanas estuve intentando abrir el tapón de un pintalabios que había llegado en la última caja de GlossyBox durante 15 minutos y aparte de dejarme los dedos, no hubo manera. Que conste que no era para mí. Pero es que lo ocurrido en los últimos días ha acabado de rematar la faena.

Una clienta de GlossyBox escribe a Atención al Cliente para darse de baja, supongo que por motivos similares a los que os comento en el párrafo anterior. Y el servicio de Atención al Cliente en lugar de responderle amablemente e intentar responder a su petición. Escriben lo siguiente:

Reclamacion a GlossyBox

Parece ser que quería “Reenviar” el mail a un compañero/a para gestionar el tema y pulsó  en “Responder”… Ante lo cual, la clienta lo escribe en la página de Fans de GlossyBox, que a partir de ahora se llamará “Página de Flans” porque posiblemente les van a bailar bastante los clientes, y explica lo sucedido.

Acto seguido aparece el Director General de Beauty Trend en España e intenta contener el tsunami:

Respuesta Director General de GlossyBoxEn estos momentos su página de Facebook está plagada de comentarios y críticas y de usuarios diciendo que evidentemente esta no es forma de tratar a una cliente.

Nunca se debe subestimar el poder de influencia de un cliente y menos en plena era del marketing digital y de las redes sociales. Amigos de GlossyBox, ya sabéis que un cliente satisfecho se lo cuenta a 3 personas pero que uno insatisfecho si antes se lo contaba a 10 pesonas, hoy se lo cuenta a miles de personas.

No lo van a tener fácil para levantarse de esta

Anuncios